miércoles, 11 de mayo de 2011

66

Adormecido en la quietud de los nudos, seducido por señores y quimeras, desnudado en sueños y liturgias.

Busco ahora sobresaltos pretéritos y no hallo eco en el silencio.

Mi garganta explota en suspiros pretensiosos, pero el tiempo arañando mis tobillos me obliga a arrastar los pies.

2 comentarios:

Ale dijo...

Muy bueno que hayas vuelto a postear!

MaRiAnO dijo...

:) gracias che... ando medio colgado, pero trato trato de podar un poco la palmera...

abrazo